IMPULSARAN PROYECTO DE INFRAESTRUCTURA FÉRREA HACIA MANZANILLO


=Los gobernadores de la Alianza Centro-Bajío-Occidente (Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, Querétaro y San Luis Potosí) desean se amplíen los corredores ferroviarios Manzanillo-Tampico y Manzanillo-Nuevo Laredo.

COLABORACION / Alfredo Quiles Cabrera

Con la finalidad de impulsar la conectividad férrea de Manzanillo, Colima, con la zona Occidente del país y agilizar el movimiento de carga hacia esa región, los gobiernos de los estados que integran la Alianza Centro-Bajío-Occidente (Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, Querétaro y San Luis Potosí), impulsan proyectos de infraestructura que conectarán a esas entidades con el puerto colimense.

Entre las propuestas constructivas destaca el tramo corto ferroviario Guadalajara-Aguascalientes, el cual reduciría la distancia en un 60 por ciento, entre ambas capitales.

El proyecto ha sufrido varias cancelaciones desde que se presentó en 2012. Sin embargo, en la pasada Reunión Anual de Industriales de la Concamin, en León, Guanajuato, mandatarios y empresarios coincidieron en que es necesario para cumplir con la agenda del organismo interestatal, ya que reducirá costos en los envíos de mercancía a Manzanillo para su exportación.

El presidente del Consejo de Comercio Exterior (Comce) en su capítulo occidente, Miguel Ángel Landeros Volquarts, en entrevista con periódico El Financiero, señaló que “hablamos del enlace con el puerto más importante de la República, el de Manzanillo, y del comercio exterior de los alimentos provenientes de Jalisco, Aguascalientes y Guanajuato, además de otras mercancías”.

Agregó que la propuesta ferroviaria ya está registrada en la Secretaría de Hacienda, y se describe en el Plan de Infraestructura de Jalisco 2018-2024.
Desde su primer planteamiento en 2012, se estimó un costo de 4 mil millones de pesos, aunque consideró que la cantidad rondaría el doble.

El ferrocarril tarda 16 horas en el actual trayecto, debido a que circula hasta La Piedad, Michoacán, e Irapuato, Guanajuato, pero si el convoy circulase en línea recta, el viaje sería de seis horas y media.

El proyecto contempla también la construcción de libramientos ferroviarios en las dos ciudades, con lo que se evitará el ingreso de los trenes a las áreas conurbadas.

Información del Programa Nacional de Infraestructura refiere que este tramo formaría parte de los corredores ferroviarios Manzanillo-Tampico y Manzanillo-Nuevo Laredo, y de concretarse, tendría una longitud de 188.1 kilómetros, además se convertiría en parte fundamental de la movilización de carga entre el Golfo y el Pacífico y hacia Estados Unidos, porque generará costos y tiempos de traslado más competitivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *